DECLARACIÓN PÚBLICA SOBRE LA UNIVERSIDAD DEL PACÍFICO

En los últimos días, han aparecido algunas noticias respecto de la crisis que está viviendo la Universidad del Pacífico. Al respecto, queremos aclarar:

Proyecto educativo familiar

Julio Ortúzar Prado, hoy con 92 años, dedicó su vida a la educación. Desde el año 1962 en adelante, forjó cuatro proyectos educacionales, lo que confirma su dedicación y aporte a la educación de nuestro país: el IPEVE (que después dio origen a la Universidad Diego Portales), la Escuela de Publicidad de Chile, el Instituto Profesional del Pacífico y la Universidad del Pacífico. De esas instituciones han egresado miles de profesionales que dan testimonio diario de un gran valor humano y profesional para nuestra sociedad.

 

Estos proyectos educacionales siempre los abordó involucrando a otros destacados profesionales independientes y a su familia, aportando todos sus recursos humanos y económicos. Prueba de ello es que hoy la Fundación Julio Ortúzar Rojas perdió todo su patrimonio y solo tiene deudas, al extremo de que este mismo año 2018, la Fundación le donó $ 4.155 millones a la Universidad.

 

Julio Ortúzar Prado ha dado un testimonio moral de vida a favor de la educación y siempre ha contado con el apoyo de su familia. En estos proyectos educacionales entregó todas sus energías y todos sus recursos económicos, con gran generosidad e integridad.

 

Venta de sede Las Condes

La Universidad del Pacífico funciona en tres sedes arrendadas, dos en Las Condes y una en Melipilla.

 

Una de las sedes de Las Condes (Paseo San Damián) es arrendada a un tercero no relacionado a valor de mercado y nunca fue propiedad de la Universidad o de la Fundación.

 

La otra sede de Las Condes (Av. Las Condes 11.121) fue vendida por la Universidad el año 2017 a un tercero no relacionado. Por esa venta, ingresaron UF 280.000 a la Universidad, monto que fue íntegramente destinado a pagar un crédito hipotecario y deudas atrasadas (sueldos, leyes sociales, impuestos, arriendos, proveedores, créditos, factoring), según lo confirman los Memorándum entre el entonces rector Gilberto Zárate B. y el entonces vicerrector de Administración y Finanzas Libardo Buitrago C. en julio de 2017.

 

El comprador de la sede de Las Condes retuvo como garantía de arriendos futuros una parte del precio de compra. Actualmente hay un atraso de varios meses en el pago de ese arriendo, monto que está siendo pagado contra esa garantía.

 

La sede de Melipilla -donde se desarrolló un proyecto educacional de fuerte contenido social- es de la Fundación, la que tiene una deuda con el Banco Itaú por más de $ 1.800 millones. La Fundación no tiene patrimonio, por lo que el arriendo mensual a valor de mercado a la Universidad es la única vía para el pago de los dividendos. Actualmente hay un atraso de casi medio año en el pago de ese arriendo.

 

Crisis económica

¿Por qué la Fundación Julio Ortúzar Rojas y la Universidad del Pacífico perdieron todo su patrimonio y están llenas de deudas?

 

Lo primero: la Fundación perdió todo su patrimonio y se endeudó para apoyar a la Universidad y su proyecto educacional. La última donación de la Fundación a la Universidad alcanzó la suma de $ 4.155 millones y fue realizada este año, mediante condonación o capitalización de deuda.

 

Lo segundo: hoy, 1 de cada 3 universidades privadas están sin acreditación, perjudicando a sus estudiantes que no tienen financiamiento estatal, y un número muy alto de universidades privadas están sufriendo un grave y progresivo deterioro en su situación patrimonial y financiera. Se pueden revisar los estados financieros de las universidades estatales y privadas en www.sies.cl

 

Lo tercero: las reformas a la educación superior estigmatizaron al sector y dejaron a las universidades sin acceso a créditos bancarios. Como muchas otras instituciones de educación superior, la Universidad del Pacífico se ha estado financiando básicamente con factoring, a un costo muy alto.

 

Cuarto: más del 50% de los estudiantes de la Universidad del Pacífico está en estado de morosidad al tener atrasos en el pago de sus mensualidades, además de una fuerte caída en la matrícula de alumnos (cerca del 50%) en un breve período de años. Evidentemente, ambas situaciones agudizaron la crisis económica de la Universidad.

 

Situación actual

Hacemos un nuevo llamado público a toda la comunidad universitaria a trabajar unidos para el término del año académico este miércoles 5 de diciembre, de acuerdo al calendario aprobado, y a tramitar con rapidez todas las solicitudes de certificados de título de los estudiantes, evitando que ellos pierdan el segundo semestre y facilitando su traspaso voluntario a otras instituciones académicas. Los estudiantes son el centro de la Universidad y ellos no pueden ser víctimas de presiones por demandas laborales de algunos académicos y funcionarios, por legítimas que ellas sean.

 

La Universidad está haciendo todos los esfuerzos posibles para obtener los recursos que requiere para normalizar su operación, pero ello requiere el apoyo de toda la comunidad universitaria.

 

A la fecha, las remuneraciones al 30 de septiembre están pagadas totalmente y al 31 de octubre parcialmente. Esta semana deberíamos avanzar con nuevos pagos a académicos y funcionarios.

 

Además, estamos en conversaciones con dos instituciones académicas con las que estamos explorando posibilidades de alianzas. No obstante, cualquier vía de solución requiere la colaboración decisiva de toda la comunidad para el buen término del año académico, esencial para nuestros estudiantes.

 

 

 

Pablo Ortúzar M.

Presidente del Directorio

Universidad del Pacífico

 

Santiago, 4 de diciembre de 2018