Estudiantes presentan reflexiones de vida de mujeres privadas de libertad

“Caer, Levantarse, Seguir” es el nombre el proyecto desarrollado por dos estudiantes de Trabajo Social, el cual fue financiado por los Fondos Artísticos y Culturales Concursables (FAUP) que la Universidad del Pacífico entrega año a año a través de su Departamento de Extensión Cultural.
En casa central se expone el testimonio de mujeres reclusas en formato de frases, extractos y fotografías.

Las alumnas de quinto año de la Escuela de Trabajo Social, Valeria Huenchucona y Lindsey Sepúlveda, presentaron en el Triángulo de exposiciones de casa central de la Universidad del Pacífico su proyecto “Caer, Levantarse, Seguir”, que se adjudicó el FAUP 2016.

Éste consiste en la muestra del testimonio de mujeres que se encuentran en privación de libertad, en formato de frases, extractos y fotografías, quienes reflexionan sobre sus decisiones e historias de vida, todo esto a partir del aprendizaje central del concepto “resiliencia”.

El proyecto se realizó dentro del Centro de Educación y Trabajo (CET) Talita Kum con 6 mujeres provenientes del sistema carcelario, quienes luego de un proceso de talleres donde trabajaron el concepto de “resiliencia”, dieron a conocer su experiencia de vida tras las rejas. El objetivo fue reflejar la realidad de estas mujeres y cómo ellas han caído, se han levantado y han seguido por medio de su resiliencia.

“En este centro han demostrado que han sido capaces de sobrepasar la adversidad. El centro está orientado a mujeres que cumplen condena a lo largo de Chile en recintos penitenciarios, quienes por medio de sus propias acciones y méritos han logrado el beneficio de cumplir su condena en el centro, cuyo objetivo es el 100% de reinserción social. Así, ellas pueden realizar estudios, pueden acceder a carreras técnicas o profesionales, tienen capacitación, remuneración, con beneficio de salida los fines de semana a sus casas, con vida normal, porque lo han logrado ellas mismas”, destaca Lindsey Sepúlveda.

Las sesiones realizadas por medio de material didáctico y teórico, permitieron crear un grupo de confianza que impulsó a estas seis mujeres a expresar sus historias y vivencias. “Fue un trabajo recíproco. Nosotros sólo entregamos algunos implementos y ellas mismas con sus recursos las crearon. Sin ellas no habría sido posible y sin el apoyo del centro tampoco. Y lo que acá se expone es solo un extracto de ellas para que se hagan una idea de lo que son”, agrega Lindsey.

Entre los relatos de Ximena, Sandra, Jaqueline, Erna, Cinthia y Rosa, se observan frases como: “Aquí conocí lo que es la luz, el apego, la libertad y el reconocimiento”; “Cuando llegué aquí, me puse a luchar por mis hijos”; “Al llegar aquí, descansé de esos años de sufrimiento y amargura” o “Aquí aprendí a quererme”, líneas que muestran esperanzadoras proyecciones de vida.

Las alumnas, que trabajaron con el profesor guía Miguel Gatica, quien es psicólogo, funcionario de Gendarmería y docente de los programas de postgrado de la Facultad de Ciencias Humanas y Educación, señalaron estar muy agradecidas por la oportunidad de poder desarrollar este proyecto estando a un paso de egresar y entrar de lleno al mundo laboral.

“Personalmente fue súper enriquecedor, porque es nuestra primera experiencia como profesionales, donde no hay nota y el foco siempre fue la historia detrás del delito y qué parte de la historia de cada una las llevó a este punto”, indicó Valeria Huenchucona.

Durante la ceremonia, la jefa del Departamento de Extensión Cultural, María Inés Ortúzar, valoró el compromiso y entusiasmo de las estudiantes ganadoras de uno de los 40 fondos entregados en los casi 10 años de vida de los FAUP. “Ellas son alumnas de Trabajo Social que hoy contribuyen a sensibilizar en algunos aspectos de la problemática para poder comprender el trayecto que han tenido estas mujeres y lo que experimentan para llegar a la situación actual. Ellas nos hacen un llamado de atención a todos nosotros a hacernos parte y a responsabilizarnos de este tema”, reflexionó.

La ceremonia contó con la presencia de dos mujeres beneficiadas del programa del CET, quienes junto a funcionarias de Gendarmería compartieron parte de los relatos expuestos en casa central.

  • DSC_9638
  • DSC_9639
  • DSC_9641
  • DSC_9644
  • DSC_9645
  • DSC_9649
  • DSC_9652
  • DSC_9653
  • DSC_9655
  • DSC_9668
  • DSC_9687
  • DSC_9693
  • DSC_9713
  • DSC_9737
  • DSC_9749
  • DSC_9759
  • DSC_9762
  • DSC_9767
  • DSC_9769
  • DSC_9773