Psicóloga de la U. del Pacífico presentó su libro lanza libro “El sentido como destino. La crisis del ser occidental actual” en Casa Central

El texto editado por Ril Editores, fue realizado por la psicóloga Cibele Passos, egresada de la carrera de Psicología de nuestra casa de estudios el 2010.

En una actividad de lanzamiento, realizada el miércoles 6 de junio en Casa central de la U. del Pacífico, la psicóloga clínica formada en nuestra Universidad, presentó su publicación “El sentido como destino. La crisis del ser occidental actual”, un texto de 172 páginas, en donde la autora analiza la forma en la que la cultura ha influenciado en nuestras vidas e impuesto paradigmas que nos han alejado de la dimensión espiritual, hasta el punto de hacerla inconsciente.

En el texto, la psicóloga realiza un análisis de la Psicología Transpersonal, para demostrar cómo esta corriente psicológica nace para el hombre actual, sirviendo como una tremenda herramienta de sanación ya no solo física, mental y emocional, sino que también espiritual.

La actividad, desarrollada en el Auditórium Henry Northcote de Espacio San Damián, contó con la presencia de representantes de Ril Editores, autoridades de la Facultad de Ciencias Sociales y Educación, encabezadas por el decano Jorge Fernández y de la carrera de Psicología, dirigida por Carmen Gutiérrez.

En sus palabras, el decano manifestó el orgullo que es, para Universidad del Pacífico, el poder contar con el aporte que realiza Cibele Passos con su publicación. “Esto es un aporte para la comunidad, no sólo para el que está iniciado respecto al pensamiento humanista transpersonal, sino para ciudadano común y corriente que quiere instruirse y formarse respecto de esta mirada epistemológica nueva en Chile, y que entiende que la naturaleza humana, responde a algo más que a una representación académico-intelectual, sino que también representa una esencia valórico – espiritual”, señaló la autoridad.

Así mismo, agradeció a la editorial el recoger la inquietud intelectual que se expresa en el texto de Cibele Passos, puesto que ayudará a reforzar el planteamiento humanista transpersonal de la escuela universitaria, permitiendo a su vez, que esta visión trascienda en el tiempo.

La presentación del libro, estuvo a cargo de Fabiola Durán, psicóloga clínica y coordinadora general del Instituto de formación transpersonal e integral, y también docente guía de la tesis de Cibele Passos durante su etapa universitaria. “Este libro contribuye al desarrollo pleno del ser humano, sobre todo por su contenido, que es la búsqueda de sentido, la cual supone que hay algo previo, como una crisis, que se resuelven habitualmente haciéndose preguntas como, quien soy y para qué estoy”, indicó.

Un sentido – agregó – que apunta no al significado de una palabra, sino al sentido relacionado a un yo superior, a un self que tiene que ver con una interioridad esencial que todos tenemos, y que de algún modo se nos ha ido quedando olvidada por diferentes circunstancias. “Así este libro es un llamado a recuperarnos, acogernos y a resucitar ese ser esencial que todos nosotros tenemos dentro, como una semilla invisible, para que ésta germine y pueda florecer en nuestra vida”, señaló la profesional.

Este libro también nos habla de la postmodernidad. “Donde el relativismo es un aspecto que nos pone en una encrucijada y que nos lleva a crisis, donde tantas miradas posibles, hacen que mis decisiones estén relativizadas por todos éstos contextos. Así este este libro, nos recuerda que somos estrellas que vamos tras el infinito, que es espiritual. Para que el lector encuentre el sentido, el sentido y la estrella que lo contacte con su espiritualidad y con su esencia”, señaló.

Por su parte Cibele Passos, quien es además Magister en psicología sistémico familiar de la U. de Chile, señaló que el libro nace como proyecto de tesis el 2009, en un trabajo que deseaba hablar de los mundos material y espiritual y de cómo encontrar un equilibrio entre ambos. “Y mientras leía y conocía, decidí dividir los temas en tres: la neurosis endógena, la tetralogía nihilista y la psicología transpersonal, y luego de haber desarrollado estos tres puntos, me surge la inquietud de que si nosotros como seres humanos, somos seres espirituales, con un alma que usa el cuerpo físico como un instrumento para desarrollarse y evolucionar, ¿por qué estamos tan desconectados de nuestra esencia espiritual? Y para responder a esa pregunta, decidí hacer un recorrido histórico, tratando de entender el ¿por qué y en qué situaciones nos habíamos alejado de esta esencia espiritual que es propia del ser humano?”, compartió la autora.

Para responder a ello, Cibele se apoyó en sus estudios y tiempo de práctica clínica. “Pude corroborar que, efectivamente nosotros estamos inmersos en una sociedad carente de valores inmanentes, donde se caracteriza por sujetos que viven en una tetralogía nihilista, es decir, hedonista, permisivo, relativista y consumista, más centrado en el tener que en el ser. A la vez se ha visto, la presencia de necesidades comunes, como la necesidad de éxito, de aceptación, de seguridad y de felicidad. Entonces los hombres y mujeres, por tratar de buscar y de alcanzar esas necesidades, terminan volcándose a una vida más material que espiritual para alcanzar el éxito y la felicidad”, explicó.

Agregó que, existe hoy una sociedad caracterizada por la presencia de algunos miedos y necesidades como el miedo al rechazo, a perderlo todo, a enfermar, al fracaso, a la soledad y a la muerte. “Vale destacar que el miedo nos paraliza, nos esclaviza y nos quita libertad. Y esto surge por esta desconexión del ser superior, de nuestro yo espiritual, y ese desequilibrio de las 4 dimensiones de nuestro cuerpo y ser, que son el cuerpo, alma, mente, espíritu. Y me llama la atención que después de pasar siglos buscando la libertad de todo tipo de orden, estamos más esclavos que nunca, estamos esclavos de la apariencia, del qué dirán, del consumo y de las pantallas. Y mientras sigamos esclavos, difícil será encontrar esa libertad y de sentirnos llenos y felices”, comentó.

Y el buscar la felicidad en cosas externas a uno, ayuda a desconectarnos aún más de nuestro ser espiritual, indicó. “Porque la felicidad, radica en la reconexión con este ser superior y en ese encuentro con esa espiritualidad. Ya lo decía Sócrates, que la felicidad, está relacionado con nuestro autoconocimiento, en el tener conciencia de nuestra conciencia, con el poder dominar y controlar nuestros pensamientos, así como nuestros deseos y emociones”.

En este punto, la profesional valoró la importancia de Sentido del Destino. “Es intrínseco al ser humano el hallar un sentido a sus vidas, aún en momentos de adversidad y tristes de la vida, porque pareciera que se hace más llevadero estos momentos. Y el sentido ayuda cuando tratamos de buscar el para qué más que el por qué. Y en cuanto al Destino, no me refiero a algo a la suerte o azar, sino al momento presente relacionado con un pasado, con el niño que fuimos, con las experiencias que hemos tenido, la vida y todas las elecciones hechas. El destino es el camino, es la vida misma y es la consecuencia de ese pasado. El futuro no existe, de manera que, si estamos con la mente puesta en el futuro, dejamos de hacer un buen presente. Tenemos que concentrarnos en el presente, de vivir en el aquí y en el ahora, con nuestro cuerpo, mente, alma, espíritu, para poder construir un buen presente. Eso facilita bastante a que el destino se haga con un sentido”, explicó.

Una vida sin motivaciones y sin propósito, nos deja más proclives a experimentar ese vacío existencial, mencionó. “Cuando tenemos un propósito, y sabemos lo que queremos y cuando nos comprometemos con ahínco, fácilmente vamos a encontrar ese sentido. Y el destino se irá construyendo solo”, señaló.

Considerando su rol como psicoterapeuta familiar y de pareja, pudo corroborar, indicó, como esta falta de sentido y tetralogía ha repercutido negativamente en las familias y parejas. “En la actualidad, las relaciones están cada vez más vacías, líquidas, sin forma. Los valores inmanentes se han ido y esto subyace de esa desconexión con el ser superior. Los adolescentes están sufriendo hoy las consecuencias de nosotros como padres, inmersos en esta sociedad con esas características y hoy se ve a diario”, concluyó.

  • IMG_3371
  • IMG_3372
  • IMG_3376
  • IMG_3383
  • IMG_3387
  • IMG_3391
  • IMG_3396
  • IMG_3364
  • IMG_3365