Universidad del Pacífico presentó libro “De Cero a Cien” en casa central

La Escuela de Administración y el Programa de Magister en Marketing y Negocios Internacionales de la Facultad de Ciencias Sociales y Económicas de la Universidad del Pacífico, realizó un evento de lanzamiento del libro “De Cero a Cien”, de los autores Goran Ahumada y Francisco Garrido.

La actividad realizada el miércoles 20 de junio a las 10 de la mañana en el Espacio El Triángulo de casa central de la Universidad, contó con la participación de uno de sus autores, el profesor de la Escuela de Administración, Goran Ahumada, de la Directora de Magister de la Facultad de Ciencias Sociales y Económicas, Karina Gatica y del Decano de la Facultad, Jorge Fernández, entre otros representantes de la comunidad universitaria.

El encargado de presentar la publicación orientada al emprendimiento, fue el Decano Jorge Fernández, quien valoró el texto como gran aporte para la reflexión del emprendimiento a nivel de la academia. “Me parece que es un libro que constituye un aporte académico para reflexionar, porque creo que el emprendimiento necesita de un desarrollo desde la perspectiva academicista, porque éste no se nutre solo de la improvisación y de la idea preconcebida, necesitamos que el emprendimiento se sistematice, a través de una estrategia, una metodología y de una sostenibilidad en el tiempo”, señaló la autoridad.

Luego de la presentación inicial, se dio espacio a una conversación a la que se sumó el relacionar público, Sebastián Alcaino.

Durante el conversatorio el autor, presente en la actividad, se refirió al panorama actual para el desarrollo del emprendimiento, en donde destacó algunas tendencias que permiten su viabilidad, tales como el fin de la gran empresa como única posibilidad de empleo o el menor porcentaje de mano de obra que requieren las empresas dado la automatización y la tecnología. “Hay estudios que indican que en 25 años más, se van a perder el 40% de los trabajos actuales y aunque se crearán otros trabajos, nunca en ese nivel”, destacó.
En ese escenario, el experto señaló que hoy estamos frente a un cambio paradigmático, en donde nos estamos dirigiendo a un mundo de colaboración, con la creación de emprendimientos de menos tamaño cuyo fin último no es la generación de utilidades sino la calidad de vida. “A diferencia de las grandes empresas que las mueve el generar utilidades como fin último, a las de menor tamaño, les importa el generar el propio empleo y un mundo colaborativo, en donde no se trata sólo de estándar de vida sino de calidad de vida”.

En relación a ello, el docente señaló que hoy las nuevas generaciones saben que tendrán sus necesidades básicas cubiertas y que, por lo tanto, ya no aspiran sólo y simplemente a acumular más. “Esto nos da una tremenda oportunidad de construir un cambio cultural en que seamos una sociedad que – si bien debe cumplir con el punto de equilibrio del negocio y los parámetros económicos – sabe que no hay un único parámetro para medir un negocio, con trabajos mucho más importantes que simplemente generar rentabilidad”, indicó.
Es así que se atrevió a definir Emprendimiento en una sola palabra: Humanismo. “Porque lo soy y creo que es fundamental centrarse en el ser humano. Para mí, la gracia del emprendimiento es contribuir a fomentar es humanismo. No es sólo rentabilidad.”

Analizando el panorama chileno en cuanto a las ventajas competitivas para nuevos emprendimientos, el experto señaló que, si quisiéramos agregar valor a nuestros productos, debiéramos mirar cómo es la población chilena. “Tenemos muchas características, como el ser busquillas y cómodos. Y nos gusta generar y compra cosas que nos generen comodidad. Entonces con esas cosas, podemos buscar productos y servicios que podamos vender y exportar, porque el mercado chileno no es suficientemente grande como para financiar toda esta demanda de empresas de menor tamaño. Así, además, tenemos que mirar afuera e intentar ofrecer servicios innovadores”, comentó.
En esa misma línea, valoró el que Chile tenga harto para crecer en temas vinculados a turismo. “Como turismos y servicios especiales. Hay que mirarlo”, aconsejó.

Sobre cuáles son las claves que requiere un emprendedor, Goran Ahumada se refirió a algunos datos claves. “Primero hay que creerse el cuento y creer que uno lo va a poder hacer. Segundo, hay que saber que emprender es como casarse. Cuando uno lo hace, sabe que las estadísticas hablan que hay 50% de probabilidades de fracaso, pero sin embargo uno cree que es pata toda la vida, uno lo siente. Y cuando uno emprende, uno debe amar profundamente su negocio, no hay nada peor que hacer algo que no nos motive, porque se estará 24/7 pensando en cómo mejorar el producto, en cómo llegar al mercado, cómo hacer innovación. Además, hay que saber volver a pararse. Hay que ser un mono porfiado porque se caerán muchas veces. Y, por último, hay que absolutamente automotivado. No hay que esperar que te den instrucciones, hay que hacerse cargo del propio futuro”, enumeró.

En este camino hacia el emprendimiento, el autor señaló – y tal como lo describe en el texto – que el Capital Semilla es un salvavidas de plomo. “El tema es que hay muchos emprendedores que se dedican a postular a capital semilla, y que se vuelven expertos en pedirte plata al estado. Y sus negocios funcionan en la medida que les dura la plata del estado. Por lo tanto, no son verdaderos emprendedores sino administradores de subsidios. Entonces creo que debiéramos cambiar el tipo de subsidio con una mixtura, donde el 50% es crédito y el 50% subsidio o capital Semilla. No digo no nos apoyemos, pero apoyemos y enseñemos a salir adelante. Por ejemplo, en Desafío somos un puente entre quienes pueden ayudar y lo que son capaces para hacer algo y salir adelante. No hay nada peor que entregarle todo a la gente. No me canso de decir, que tenemos que pasar de un Chile que pone la mano a un Chile que se da la mano. Tenemos que hacer un cambio cultural. No podemos tener una cultura del subsidio”, recalcó el también Director de Emprendimiento de Desafío Levantemos Chile.

Además del capital, los emprendedores enfrentan otras dificultades. Al respecto el docente de la escuela de Administración de la Universidad del Pacífico, indicó que son necesarias las 4C: Capital, Capacitación, Consultoría y Contactos. Además, aconsejó sobre la necesidad de tener conocimiento del negocio en el cual se querrá emprender. “Pero lo fundamental no es haber trabajado como asalariado, sino que tener conocimiento sobre el tipo de negocio. Creo que hoy día hay mucho negocio en que difícilmente tendrás experiencia trabajando para un tercero, así que en algunos casos será bueno que se emprenda. Ahora si son cosas complejas, en que que sientes que necesitas conocimiento y trabajar en una gran empresa, puede ser bueno. Los caminos son diferentes, no somos estándar”, explicó.

  • IMG_3549
  • IMG_3550
  • IMG_3552
  • IMG_3553
  • IMG_3554
  • IMG_3555
  • IMG_3556
  • IMG_3558
  • IMG_3561
  • IMG_3564
  • IMG_3567
  • IMG_3570
  • IMG_3572
  • IMG_3573
  • IMG_3574
  • IMG_3576
  • IMG_3577
  • IMG_3578
  • IMG_3579
  • IMG_3580
  • IMG_3582
  • IMG_3583
  • IMG_3585